» Académico de la Historia


SEGUNDO ACADÉMICO DE LA ASOCIACIÓN DE LA PRENSA Y TERCER TORRELAVEGUENSE QUE ACCEDE A LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA DESDE 1770

El Doctor en Ciencias de la Información, José Ramón Saiz Fernández, fue elegido por unanimidad miembro de la Real Academia de Historia el 12 de diciembre de 2008 por la Junta de dicha Institución. Hacía 93 años que un puesto de académico correspondiente no recaía en un torrelaveguense, siendo el tercero desde que esta categoría de académico –no residentes en la Corte- fue creada en 1770 por el Rey Carlos III. Por otra parte, es el tercer periodista cántabro –segundo de la Asociación de la Prensa de Cantabria fundada en 1914- que es miembro de la docta institución.

El primero, con el aval de Marcelino Menéndez y Pelayo, fue Gregorio Lasaga Larreta, historiador nacido en Viérnoles y elegido en 1898, cargo que desempeñó hasta su muerte en 1902. Trece años después, concretamente en 1915, fue elegido por la Junta de la Real Academia, Hermilio Alcalde del Río, que fue académico-correspondiente hasta su fallecimiento en 1947.

Como se ha indicado, el doctor José Ramón Saiz es el tercer periodista cántabro que accede a la Institución académica desde el siglo XIX. El primero fue Castor Gutiérrez de la Torre, en 1873, director de La Abeja Montañesa, padre de una saga de periodistas que fundaron el periódico El Atlántico, y abuelo de la reconocida artista María Blanchard. El otro periodista académico –miembro de la Asociación de la Prensa- ha sido  José Simón Cabarga, elegido en 1964, primer director de Hoja del Lunes (1935-36), prolífico escritor de El Cantábrico, Alerta y El Diario Montañés, además de Cronista Oficial de Santander con numerosas obras sobre la historia de la capital cántabra.

Entre los académicos correspondientes por Cantabria en los siglos XIX y XX destacan Amós de Escalante (1872), Enrique Menéndez y Pelayo (1904), Ángel de los Ríos y Ríos (1866), Manuel de Assas y Ereño (1857), Marcelino Sanz de Sautuola (1866), Claudio López Bru 1892), segundo Marqués de Comillas, el cardenal-arzobispo de Valladolid, José María de Cos (1880), natural de Terán de Cabuérniga, Eduardo de la Pedraja y Fernández de Samaniego (1879), y los investigadores e historiadores de las últimas décadas como Mateo Escajedo Salmón (1916), Tomás Maza Solano (1935) y Manuel Pereda de la Reguera (1953).

Con motivo de su elección como Académico, José Ramón Saiz recibió la felicitación de los titulares de las instituciones de Cantabria.

 

ACTO DE HOMENAJE CON ASISTENCIA DE 800 PERSONAS

El 15 de junio de 2011 se celebró el en salón de actos del Instituto Marqués de Santillana –con asistencia de ochocientas personas- un acto de acto reconocimiento a José Ramón Saiz con la presentación del primer volumen de su obra “Semblanzas Torrelaveguenses, siglos XIX y XX”, momento en el que recibió un homenaje por su ingreso en la Real Academia de la Historia, honor que en el pasado también compartieron los escritores torrelaveguenses Gregorio Lasaga Larreta (1898-1902) y Hermilio Alcalde del Río (1915-1947). Fue el propio autor –nuevo Académico de la Historia- el que deseó celebrar este acto en el centro de bachillerato en el que culminó sus estudios, en régimen de nocturno, hasta la revalida superior.

En este acto intervinieron Felipe Abad León, Cronista Oficial de La Rioja y Académico de Historia y Lengua y el periodista y abogado Pedro Crespo de Lara, intervenciones que destacaron por su gran calidad y durante hora y media concitaron el interés de los cientos de asistentes. El historiador Felipe Abad hizo un pormenorizado análisis de la obra de José Ramón Saiz, merecedora “por todos los honoresde elevarle a la categoría de Académico de la Historia, honor que comparte con egregios torrelaveguenses”. En dos ocasiones pidió un aplauso para José Ramón Saiz por todos sus méritos que detalló con precisión.

El acto fue convocado por una comisión organizadora que se ha encargado de la edición de la obra Semblanzas Torrelaveguenses (I), que recoge en la introducción los nombres de las personas que avalaron el acto, destacando en primer lugar Asunción (Cionín) Mazón Muñoz, abogada y primera universitaria de Torrelavega que accedió a estos estudios en la mitad de los años treinta, hija de José Mazón Samperio, primer alcalde de la II República; los ex-presidentes de Joven Cámara, José María Puente, Gonzalo Sánchez Moreno y Pedro Cayón además de artistas y personas conocidas en la ciudad como Pedro Sobrado, Ramón Muñoz Serra, Peter Smink, Nobel Sámano, Fernando Revuelta, Ricardo Montero, Joaquín Santiago, Rodolfo Fernández del Olmo, Juan Ramón Díez del Corral, Miguel Ángel Díaz Saiz, Damiana Torío, Ernesto González de la Vega, Santiago Ibarra, Manuel Bartolomé y José María Saiz, éste último presidente de la Tertulia Sago.A la iniciativ se sumaron, además, la directiva de la Sociedad Cántabra de Escritores presidida por Delia de los Ángeles Laguillo, además de varios editores, el presidente de los libreros, Luis Lisaso; el doctor y catedrático de Ética del Periodismo de la Complutense, Francisco Vázquez Fernández, el doctor en  Periodismo, Jesús Pindado Uslé y el historiador Ángel Ocejo.

Por deseo expreso del autor, se integraron en esta comisión, a título póstumo, Demetrio Alonso Domingo (Maestro de Cartes), José López Hoyos (director del Instituto Marqués de Santillana), Teodosio Herrera Fuente (párroco y arcipreste), Pedro Orive Riva (Catedrático de Periodismo y Decano de la Facultad de Ciencias de la Información), Florencio de la Lama Bulnes (director de Hoja del Lunes y El Diario Montañés), Sebastián Soldevilla Roldán (empresario), Diego Alonso Rodríguez (poeta), Antonio Bartolomé Suárez (escritor costumbrista) y Pablo del Río Gatóo (historiador local).

 

22 SEMBLANZAS TORRELAVEGUENSES EN EL PRIMER VOLÚMEN

Para dejar constancia de su ingreso en la Real Academia de la Historia, la comisión organizadora solicitó a José Ramón que eligiera alguno de sus estudios pendiente de editar como obra conmemorativa. Su aportación ha sido un conjunto de 22 biografías del siglo XIX, trabajo en el que figuran trayectorias militares encabezadas por las de los tenientes generales Ramón de Castañeda y Francisco de Ceballos (primer Marqués de Torrelavega).

Otras, vinculadas al mar, como las del heroico marino Baldomero Iglesias Herrera o el armador Antinógenes Menéndez Pintado, tío de Marcelino Menéndez y Pelayo, que perdió su flota al ponerla al servicio de España en la guerra contra Estados Unidos de 1898. También figuran alcaldes, médicos, emprendedores y el legendario propietario de El Impulsor Juan Francisco López Sánchez.

En definitiva, una amplia lista de veintidós personajes que irrumpen en esta obra que pone al descubierto a ilustres torrelaveguenses que se entregaron al progreso de su Villa. Así, destacan además Julián Ceballos, José María Sánchez de Riancho, Joaquín Hoyos, Manuel Carrera, José Escudero Espronceda, Adolfo Ruiz de Rebolledo, Guillelmo Gómez Ceballos, Serafín Escalante, Aquiles Campuzano, entre otros.