Presentación del libro CONSTRUIR CANTABRIA
(POR QUÉ LA AUTONOMÍA)

Palabras del escritor y Senador Real don Víctor de la Serna Gutiérrez-Répide en la presentación del libro, en mayo de 1981 en la Casa de Cantabria de Madrid.

Imprimir

Presentación del libro por Víctor de la Serna Gutiérrez

Señoras y Señores:

No soy muy ducho en presentaciones de libros, pero he observado que en general son los autores del prólogo los que lo hacen hoy. Y en mi caso es distinto, el prólogo está escrito por Juan Bedoya, mi gran amigo y estupendo periodista, a quien yo situaría con José Ramón Saiz en la vanguardia de los grandes periodistas montañeses de estos últimos tiempos.

José Ramón –que también es autor de varios libros- nació en la provincia de Santander y se inició muy joven en las tareas periodísticas y ha trabajado primero en diarios locales, y más tarde en Pueblo.

Sus tesis en dos libros; en el libro que presento hoy a ustedes “Construir Cantabria” subtitulado “Por qué la Autonomía”, son en síntesis el reflejo de un deseo popular auténtico y mayoritario, no solo de un cambio de denominación, sino de un cambio –a secas- de formas de gobierno y administración.

Al margen del informe del profesor García de Enterría (aún en estudio) con sus nuevas fórmulas autonómicas, les confesaré que yo siempre he estado en contra de ese cambio de nombre. ¿Por qué?. Mis razones han sido en general históricas. Muy sencillamente: he creído siempre con don Ramón Menéndez Pidal y Ortega y Gasset, Julián Marías y otros eruditos, que los montañeses (los foramontanos les llamo yo), llevaron consigo a Castilla el idioma de esta región, mucho antes de que en San Millán de la Cogolla aparecieran textos escritos.

Por entonces no existía o sí existía no hay huellas, de otro idioma en Cantabria. Y me pregunto: ¿Es Castilla hija de La Montaña y esta es por tanto su “Madre”?. ¿Forma, pues, parte de su Región Natural?.

José Ramón Saiz –lo reconozco- matiza muy bien este tema; la idea de Cantabria, como denominación actual es el resultado de una toma de conciencia profunda y popular ante unas realidades innegables en las que el pueblo ve que se “juega” en cierta manera su futuro. El progreso de esta región (aislada de su comunidad natural Castilla), está condicionado por una falta de decisiones administrativas que rompan ese aislamiento que la integran al País –ESPAÑA, con categoría de primera división y que permitan un desarrollo próspero y en paz, con decisiones inevitablemente autóctonas, que la saquen de su nirvana actual. Pero se nos explica también que las gentes de buena fe, no buscan ni antagonismos, ni choques.

Con dignidad –los cántabros o montañeses- buscan su sitio al sol, con medidas urgentes tan sencillas como un mínimo de actividad (dragado de puertos, mejora de aeropuertos y vías de comunicación modernas), que doten de infraestructuras a esa región de servicios que siempre fue la Montaña.

Se trasluce también en el texto un deseo más bien de auto-administración que de autogobierno, aunque no se soslaya este para nada.

En resumen, los movimientos reivindicativos cántabros y han comenzado ante el deterioro progresivo de la Región y una especie de abandono centralista (que en ciertos tiempos fue algo más que abandono), que han llevado “contra las cuerdas” a sus gentes. Esto es un hecho y no podemos ignorarlo.

Esperemos, pues, que con este libro en la mano y las últimas leyes sobre autonomía, ya que los problemas está muy claramente explicados, los montañeses que amamos a nuestra tierra por encima de todo, veamos que Cantabria tiene por fin un trato justo, que permita a su pueblo desarrollarse y vivir en paz con su trabajo y esfuerzo o para gloria de España y de su Región.

Muchas gracias.


* Este breve discurso pero cargado de reflexiones, de don Víctor de la Serna Gutiérrez-Répide se publicó íntegro en la revista Cantabria Autónoma, editada por el Gobierno de Cantabria, en el número correspondiente a mayo-junio de 1983. El ex-senador real y brillante escritor/periodista había fallecido el 30 de enero de 1983 en un hospital de Madrid. En la introducción del artículo, José Ramón Saiz publicó estas sentidas líneas de homenaje:

“Víctor de la Serna (q.e.p.d.) fue para mí un gran maestro y a la vez un amigo. Sentí desde siempre un gran respeto hacia su hombría de bien, su sinceridad, su amor a las cosas que fueron su pasión y entrega en la vida –como el periodismo- así como su entrañable vinculación a esta tierra nuestra. Lo que pensaba sobre nuestra regionalización lo dijo con sinceridad y amor. No había recámara en su corazón abierto a todos. Por todas estas razones, un día le pedí que me presentase el libro titulado “Construir Cantabria, por qué la autonomía”, ofrecimiento que aceptó sin titubeos a pesar de no compartir muchas cosas. Con mi ofrecimiento yo cumplí con un objetivo íntimo: homenajear a esa sinceridad, a esa personalidad y a su hombría de bien. El pasado 1 de febrero, con motivo de la conferencia que pronuncié en el Ateneo de Santander, dediqué un entrañable recuerdo a su memoria. Descanse en paz el gran maestro y amigo”.



© José Ramón Saiz 2006 - JoseRamonSaiz.es    info@joseramonsaiz.es